¡Invierte con Piggo!

martes, 7 de junio de 2016

6 Tipos de Emprendedores


Vamos a categorizarlos uno por uno:

  • EMPRENDEDOR EMPRESARIAL TRADICIONAL: Aquel que entra en un mercado de producción de bienes, que ya existen y se comercializan actualmente, sin embargo, cree que por características intrínsecas puede superar a sus competidores, bien, por haber agregado ciertas mejoras o cambios a los objetos producidos, o por ciertas ventajas inherentes a su empresa,  pueda dar una mejor distribución o atención a clientes, que sus competidores no han podido realizar. Este emprendedor, requiere de un capital de alto a moderado para iniciar. 
  • EMPRENDEDOR INNOVADOR: Este normalmente se da en las Universidades o Centros de Investigación, y son ayudados por los denominados Parques Tecnológicos. Consisten en tener un producto innovador, que permite crear un mercado nuevo o sustituir otro ya existente. Versa igualmente sobre bienes tangibles, pero protegidos por los bienes intangibles (inventos, diseños, modelos de utilidad, etc.), y va desde medicinas hasta equipos simplificados para plomería. Un ejemplo típico, son aquellos cambios pequeños que se ofrecen a los productos que se vende en la publicidad de televisión por cable, como por ejemplo, las mopas que se secan por un proceso de centrifuga. Requiere tener dos equipos al mismo tiempo, uno que cree y pruebe el producto y otro, que lo fabrique. Normalmente, se debe llegar a acuerdos con emprendedores empresariales tradicionales o empresas ya establecidas para poder asegurar la creación y/o distribución del producto.
  • EMPRENDEDOR COMERCIAL: Es quien vende los productos que terceros le coloquen. Agrega poco o nulo valor al objeto vendido, sin embargo, si lo hace con la atención y servicios. En este caso, podemos contar desde los supermercados, abastos, tiendas de ropa, ferreterías, librerías, farmacias, etc.  Se requiere un capital de medio a alto como inicial. Igualmente, la diferenciación con la competencia puede ser enfocada de tres formas diferentes: precios (no recomendable, porque normalmente se empieza una guerra de precios, en la cual, recuperar la inversión se hace muy difícil, sin embargo, si puede basarse en acuerdos con colectivos, para dar un descuento y obtener un mercado mayor), productos especializados y servicios adicionales (como servicio de catering o envío a la casa u oficina).
  • EMPRENDEDOR DE SERVICIOS: A diferencia del anterior, se basa principalmente en los aportes que su personal pueda dar (aunque también venden artículos de terceros), su negocio está en la venta de aquellas habilidades que puedan poner a disposición de su clientela. Los ejemplos clásicos son las ventas de comida. En términos generales, es el más común de los emprendimientos, por ser bajo el capital inicial requerido y existir pocas barreras de entrada.  
  • EMPRENDEDOR TECNOLÓGICO: Es aquella actividad que se basa en las nuevas tecnologías, y va desde crear apps (o adicionales) para móviles o para servicios (redes sociales). También, está dentro de esta categoría toda iniciativa que pretenda obtener una remuneración por la creación de contenidos, redes sociales o servicios en el internet, bien de forma directa (comercio electrónico) o indirecta (publicidad). 
  • EMPRENDEDOR PROFESIONAL: Es parecido al emprendedor de servicios, pero su público es mucho menor, ya que es especializado. Se comercializan conocimientos específicos, y normalmente lo representan los asesores empresariales, los centros de apoyo para pymes,  los coach, los centros de capacitación y los outsourcing profesionales (soportes web, diseños, medicina preventiva empresarial), etc.


Se excluye intencionalmente al emprendedor por necesidad
, ya que cuando uno pierde laposibilidad de escoger la función económica, ya no se puede hablar de emprendedor, sino de sobreviviente.





Extracto tomado de: www.emprendovenezuela.net

1 comentario:

Money Motor dijo...

A mi punto de vista los emprendedores innovadores son los mejores, ya que siempre están buscando salir de lo rutinario para llegar a hacer cosas grandes, no necesitan muchas veces de grandes cantidades de dinero, les basta con un pequeño préstamo sin aval de negocios para arrancar un gran proyecto.